29 de Junio de 2018
Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos.
2 Corintios 5:1

Reflexión


Nuestra casa del cielo

Jesús prometió que vendría a buscar a los creyentes, es decir, a los que depositaron su confianza en él. La Biblia nos habla del cielo y de los que viven en él, como si quisiese familiarizarnos con el lugar donde vamos a entrar, si pasamos por la muerte es para ir a nuestra verdadera casa celestial.

Comparte esta reflexión